me puedo permitir una casa

Claves para descubrir si es tu momento

En muchos puntos de nuestra geografía es más barato pagar las cuotas de una hipoteca que abonar la renta mensual de un alquiler.

Lo primero de todo ¿Qué documentación necesito para comprar?

Es una transacción muy importante que, además, exige atención, método y conocimientos para asegurarse de que todo está en orden y que no te enfrentas a futuros imprevistos, fruto de algún detalle que quedó sin revisar.

Papeleo al inicio y al final

La compra de una vivienda arranca con papeleo y termina con más papeleo. Al inicio, porque te será necesario recopilar toda una serie de documentos sin los que no es recomendable que te tires a la piscina.

Al final, porque tendrás que firmar el contrato de compraventa, además de elevar el documento a público con su firma ante notario. Un trámite que no es obligatorio, pero sin el que no podrás inscribir el cambio de titularidad en el Registro de la Propiedad, ni pedir una hipoteca.

comprar un piso

 

Documentos imprescindibles para comprar una vivienda

Antes de inclinarse por la compra, es necesario hacer un buen trabajo de recopilación de documentos. Este proceso será el único que te garantice que no se te escapa ningún detalle. Así, antes de dar el sí al propietario de ese piso que se ajusta a lo que buscabas, no te olvides de comprobar lo siguiente.

 1. Título de propiedad

Es determinante que te asegures de quién es el propietario o los propietarios de la vivienda puesto que, por ejemplo, en el caso de una herencia, si el heredero no ha seguido todos los trámites establecidos para su aceptación, puede no figurar como legítimo propietario.

2. Nota simple del Registro de la Propiedad

Es muy sencilla de tramitar (puedes hacerlo online) y te aportará información clave sobre la titularidad del bien y, esencial, sobre si este está libre de cargas. ¿Te imaginas firmar el contrato privado de compraventa y enterarte después de que sobre la casa pesa una orden de embargo? Con esta nota, evitarás esos disgustos.

3. Últimos recibos

También para evitar sustos del tipo económico, no te olvides de asegurarte de que el propietario ha hecho frente a los últimos recibos. Así, solicita el último recibo del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), así como de los distintos suministros. Si el piso se ubica en un edificio que esté sometido al régimen de propiedad horizontal, acude al administrador o al secretario para pedir un certificado que acredite que no hay cuotas pendientes.

4. Cédula de habitabilidad

Con este documento te aseguras, entre otras cosas, de que la vivienda cumple con los requisitos para ser habitada. Además, comprar una propiedad que carezca de este documento te ocasionará problemas si en algún momento decides vender. También para dar de alta los suministros.

5. Certificado de eficiencia energética

Es un documento obligatorio para la venta de una vivienda. Por lo que el propietario tendrá que aportarte el certificado, expedido por un técnico acreditado. Con él podrás comprobar las características energéticas del piso que sopesas adquirir.

Estos son los documentos básicos sin los que no conviene dar un paso más en la compra de una vivienda. A ellos se pueden añadir otros, como por ejemplo una tasación del inmueble o un certificado del Registro Mercantil si vas a adquirir una vivienda nueva. De este modo tendrás información sobre la empresa promotora.

Así, como ves, el proceso es exigente puesto que son muchos los aspectos que habrá que tener en cuenta para garantizar que todo sale bien. Por ello, ante cualquier duda y para evitar sobresaltos, es recomendable acudir a profesionales especializados que te acompañen y te asesoren durante la compraventa.

comprar un piso

Tener ahorros, fundamental para comprar una casa

Por ejemplo, muchos potenciales compradores olvidan que los bancos no suelen financiar el 100 % del precio de la vivienda a adquirir. En general, si pides una hipoteca, esta cubrirá un máximo del 80 % del valor de tasación o de compraventa del inmueble (el más bajo de los dos). Por lo tanto, deberás tener ahorrado el 20% restante para poder efectuar la compra.

Además, también necesitarás una suma importante de dinero para hacer frente a los gastos de constitución de la hipoteca. Y a los de compraventa. Nos referimos a los de notaría, registro, gestoría, impuestos, etcétera. Se considera que la suma de todos estos costes puede llegar a alcanzar entre el 10 % y el 15 % del precio del inmueble. Así que, en total, necesitarás contar con unos ahorros de entre el 30 % y el 35 % de lo que te cueste la casa.

 

Es imprescindible contar con ingresos elevados y estables

Otro requisito fundamental que hay que reunir para poder contratar un préstamo hipotecario es disponer de unos ingresos estables, regulares y relativamente elevados. Por tanto, es mejor que no te plantees comprar un inmueble si no tienes un empleo fijo. Y no llevas unos años llevando a cabo tu actividad profesional. También es importante que no tengas muchos créditos pendientes. Se trata de evitar posibles sobreendeudamientos.

En ese sentido, desde el Banco de España aconsejan no destinar más del 35 % de los ingresos mensuales netos al pago de las deudas financieras. Por ejemplo, si cobras 1.500 euros, las cuotas de tu hipoteca y del resto de tus préstamos no deberían sumar más de 525 euros. En caso de no cumplir este requisito, es muy probable que ningún banco quiera darte una hipoteca.

firmar una hipoteca fija

Cuidado con el Euríbor

Finalmente, debes tener en cuenta que el bajo precio de las hipotecas se debe, sobre todo, a que el euríbor cotiza en su mínimo histórico. Una subida del índice provocaría un encarecimiento de las cuotas mensuales. Así que tienes que calcular si podrías pagar las mensualidades en el caso de que el euríbor a 12 meses registrara unos valores de entre el 2 % y el 3 %. Es su media histórica.

Existe, sin embargo, una manera de evitar los vaivenes del Euríbor. Firmar una hipoteca fija. El interés de estos préstamos se mantiene siempre constante, por lo que sus cuotas nunca cambian. Además, los bancos ofrecen actualmente unos tipos de alrededor del 2 %. Así que puede ser un buen momento para contratar uno de estos productos. Eso sí, debes tener presente que, en este caso, las cuotas serán algo más altas. Pues el interés de las hipotecas fijas es, de momento, un poco más alto que el de las variables.

 

¿Que te parece este proceso? ¿Te puedes permitir comprarte una vivienda? Dejanos tu comentario.

¿Te puedes permitir comprar una casa?
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Etiquetado en:                                

Un pensamiento en “¿Te puedes permitir comprar una casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.